TU VISIÓN DETERMINA TU DESTINO.

Hay muchos que no tienen visión alguna para su vida, se preguntan dónde pueden obtener una visión. Hay otros que tienen una visión, pero se encuentran atorados en medio del fango de la confusión, sin saber qué hacer con su vida.

Pero también están aquellos que tienen una visión y propósito de parte de Dios para su vida, ministerio y familia, pero que la han abandonado debido al desaliento, al desánimo, debido a alguna forma de fracaso o de frustración de lo que en algún momento iniciaron sin resultado alguno, el hecho es que, lo que vemos no necesariamente es lo que realmente existe, el final de toda una vida y un esfuerzo.

Jehová tu Dios ha prometido que  te hará abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres, cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma (Deuteronomio 30:9-10)

Creo que muchos de nosotros estamos viviendo como vasos de barro, cuando en realidad, somos de oro puro por dentro, Nuestras vidas no reflejan quiénes somos realmente o aquello que podemos llegar a ser, cuando Dios nos declara ahora que  somos sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios;  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora somos pueblo para la gloria del Dios de Israel         (1 Pedro 2.9-10)

Si tú te encuentras en una de estas categorías, cobra ánimo el Dios creador del cielo y la tierra, es un DIOS DE PROPOSITO, Jehová cumplirá su propósito en ti, en  mí y en cada obra de sus manos, la cual ha prometido no la descuidará (Salmos 138:8) Ahora bien hay que  estar persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo (Filipenses 1:6)

La visión también hace que el sufrimiento y la desilusión se conviertan en algo que se puede soportar. La visión genera esperanza en medio del desaliento y provee fortaleza en medio de la tribulación. La visión inspira a los deprimidos y motiva a los desanimados. Sin visión (propósito) la vida sería sólo un estadío de ciclos de frustración dentro de un remolino de desaliento. La visión es el fundamento del coraje y el combustible de la persistencia en cada una de nuestras metas por alcanzar.

Nuestro mundo hoy en día se encuentra en una necesidad desesperada de visión, debes saber que tú naciste para llevar a cabo algo diferencia en esta generación. Tu vida no es un experimento, sino un proyecto de la  Providencia para cumplir un propósito que necesita tu generación.

Este propósito personal es la fuente de tu visión y es lo que le da significado a tu vida. Por lo tanto, anímate  a creer en tus sueños para reconectarte con tu pasión; tu visión y el propósito de Dios en tu vida, por lo cual Dios te ha hecho nacer.

Tu futuro no está adelante de ti, se  encuentra dentro de ti, puesto por tu Creador; Debes ver más allá de tus ojos y debes vivir para realizar aquello que no se ve todavía.

Tu visión determina tu destino; una niña pequeña estaba en un barco de crucero, y ella y su padre estaban parados en la cubierta del barco. Era un día muy hermoso y muy claro, y el aire estaba fresco, soplando suavemente. La pequeña niña, parándose de puntas, le dijo a su papá, “No puedo ver nada”.

El padre la levantó y la puso sobre sus hombros, de tal manera que ella pudiera estar por encima de todas las demás personas que se encontraban en la cubierta, y que pudiera ver todo lo que pasaba alrededor de ella. “¡Papi!” ella exclamó. “¡Yo puedo ver mucho más lejos de lo que mis ojos pueden mirar!”

La declaración de esa niña captura la esencia de la visión: la habilidad de ver más allá de lo que tus ojos físicos pueden ver, el hecho de poder ver, no sólo lo que existe, sino lo que puede llegar a ser, y poder hacer de esto una realidad.

La visión es una concepción que es inspirada por Dios en el corazón del ser humano: el don más grande que Dios le dio a la humanidad no es la vista, sino la visión; la vista es la función de los ojos, pero la visión es la función del corazón; tú puedes tener vista pero no tener visión alguna.

Visión es poder ver el futuro antes de que llegue a existir. Es un dibujo mental de tu destino. Dios le dio a la humanidad el don de la visión para que no tengamos que vivir sólo de lo que vemos físicamente; las palabras visión y revelación alguna veces se usan una por otra. Revelar significa descubrir, algo que es descubierto, siempre estaba ahí pero no podía ser visto externamente.

Lo mismo ocurre en ti y en mí. Dios nos hizo nacer con un propósito, y en cuanto a Dios concierne, ese propósito ya se ha cumplido porque Él ha colocado dentro de nosotros el potencial para que lo podamos llevar a cabo. Podemos ver ese propósito por fe. Dice la Biblia, la fe es la sustancia de las cosas que tú esperas poder llevar a cabo, es la evidencia de cosas que tú sí puedes ver aunque otros no las vean (Hebreos 11:1). Sólo por medio de ver lo que no existe es como tú puedes hacer algo nuevo, algo creativo y algo excitante y traerlo a su existencia.

La fuerza más poderosa en la vida, es la fuerza de la visión. No importa dónde te encuentres tú en la vida ahora, y tampoco importa qué tan viejo o qué tan joven seas, mujer o varón, este puede ser tu momento “del medio tiempo”.

Tú puedes hacer cambios en las estrategias de tu vida, y puedes enfocarla para llegar a cumplir el propósito en ella, por el cual Dios te ha hecho nacer en este tiempo.

Atrévete a creerle a Dios y podrás producir cambios no solo a tu vida, tu familia, tu nación, sino, a toda una generación para bendición del Dios de Israel por siempre.

La Promesa de bendición está depositada en ti, como una semilla, la cual tendrá que manifestarse en este tiempo glorioso en el bendito nombre de nuestro señor y salvador Jesucristo.

Hoy vengo decretando y profetizo que el pacto que Jehová juro que habría de cumplir en mi familia, mi nación,  se evidenciara en este tiempo, el señor hace memoria en este día y sus promesas las veré cumplidas.

Hoy me levanto como sacerdote de Jehová y declaro proféticamente sobre nuestras generaciones que: A partir de este día ellos salen de Lodebar, de todo ambiente de dolor, de fracaso, de esterilidad, de ese lugar de miseria, de desesperanza, improductividad, de depresión, ya que el señor los ha llamado al palacio del rey para la Gloria del Dios de Israel.

Decreto que todo lo que estuvo frenado y estancado será desatado y liberado para manifestarse en mi vida,  conforme a la voluntad de nuestro salvador y señor Jesucristo.

Ato, Cancelo y Declaro improcedente todo argumento del reino de las tinieblas y actividad de chamanes, Nueva Era, curanderos, brujas, magos, sacerdotes satánicos, adivinadores, maldición generacional, espíritu de Jezabel y mentira del reino de las tinieblas que se levante en contra del establecimiento del reino  y  la visión  de nuestro padre celestial en nuestras vida, familia, matrimonios y sobre la juventud y niñez de nuestra nación en nombre bendito de nuestro señor y salvador Jesucristo amen.

 

 

 

 

About these ads

Acerca de pastornica

pastor Ministerio de alabanza: OBED EDOM
Esta entrada fue publicada en Liderazgo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s